LIMOL_-.jpg

Edil Juan Carlos Rodríguez hablo sobre la LUC en Junta Departamental

Edil Juan C. Rodríguez: Buenas noches; el 8 de julio de 2020 se aprobó en el Parlamento Nacional, la Ley 19.889, por el método denominado ‘De Urgente Consideración’.

Una ley poco democrática, que emerge del abuso de la forma, ya que los plazos perentorios de este mecanismo, no facilitan una amplia discusión parlamentaria. Una ley que contiene 476 artículos, abarcando y modificando prácticamente todas las reglas de convivencia ciudadana, sin la debida participación de los representantes del pueblo; pero además, nos retrotrae al autoritarismo, restringe libertades como el derecho de huelga, concentra aún más el poder, retrae el estado de políticas que apuntaban a un país más equitativo y con mayor justicia social.

Prioriza la actividad privada en perjuicio de las empresas públicas, dejando a los más desposeídos ante la ‘ley del más fuerte’ y del ‘capitalismo salvaje’, dificultando aún más su supervivencia. Se termina aprobado en plena pandemia y con suma urgencia, una ley ómnibus, donde vinculan y relacionan una inmensa cantidad de leyes y normativas vigentes, entre otras: Código Penal, Ley de Procedimiento Policial, Código del Proceso Penal, Ley General de Educación, Código de la Niñez y la Adolescencia, Ley de Inclusión Financiera.

Las llamadas leyes ómnibus son consideradas inconvenientes para la democracia, por impedir el adecuado tratamiento parlamentario. Esto es histórico en Uruguay, no existen antecedentes de gobernar de esta manera, contradictoriamente a la idiosincrasia de un país profundamente democrático.

La LUC, genera una grieta mucho más fuerte aún, en nuestra sociedad. Los daños de dicha ley, nos afectarán a todos y a todas, por igual, independientemente del Partido político al que pertenecemos, por eso será decisivo votar por SI a la derogación de dichos artículos.

El referéndum, nos dará la posibilidad de derogar 135 artículos, que equivale a un 28% del total de la ley, lo que demuestra la necesidad de derogar solamente ciertas normas, que afectan sensible y negativamente derechos de toda la población, ya sea de forma directa o indirecta.

Por un lado, se limitan garantías y libertades individuales en materia de seguridad, de derechos sindicales y de expresión (protesta). Se pretende establecer libertades donde debería haber regulación y/o protección, a efectos de garantizar derechos e intereses de los sectores más débiles de la población, que requiere de políticas públicas fuertes y protección del Estado. En cambio se establece la centralidad o injerencia del Estado donde debería haber libertad o participación social, fortalece potestades del Poder Ejecutivo en perjuicio de la participación y el ejercicio de los derechos de los sectores sociales.

Se limita las garantías y libertades individuales en materia de: Seguridad, Derechos Sindicales, Medidas Gremiales: huelga y piquetes; Libertad de Expresión (derecho de protesta: piquetes); fortalece las potestades del Poder Ejecutivo (se incrementan competencias, se eliminan consejos con integración plural); elimina o redefine en forma negativa la participación de los sectores sociales en: educación, seguridad social; establece libertad donde consideramos que debe haber protección y regulación, ejemplos: otorga discrecionalidad al empleador, en una situación ya de por sí asimétrica en la relación laboral, le quita transparencia e imposibilita la trazabilidad del pago del salario; favorece la discrecionalidad para definir la forma de pago de transacciones entre particulares, habilitando prácticas de dudosa legitimidad; le concede al colono propietario la opción de no radicarse en la tierra; flexibiliza a la policía la decisión de definir cómo actuar; modifica y libera reglas en materia de arrendamientos o alquileres; establece la injerencia o centralidad del Estado donde debería haber libertad o participación social; medidas gremiales; gestión de la educación.

Por eso votaremos el SÍ en el próximo referéndum, exhortamos a la ciudadanía a sumarse a la conformación de las mayorías necesarias que permitan la derogación de los 135 artículos, que están en proceso de impugnación.

Solicito que mis palabras lleguen a toda la prensa del departamento. Muchas gracias.