LO DE CLAUDIA colorClorofila JPEG

 

 

 

Rincón del Bonete recibió reconocimiento de la IEEE Mundial

El Instituto de Ingenieros en Electricidad y Electrónica Mundial realizó un reconocimiento como hito en la historia de la ingeniería a la Represa y Sistema de Transmisión de Rincón del Bonete. El acto se realizó en la sala de maquinas de la propia represa con la presencia de autoridades, funcionarios y ex funcionarios de UTE, y representantes de IEEE Mundial y la Sección Uruguay, además de invitados especiales.

Los galardones “IEEE Milestone” son reconocimientos a obras que han tenido singular trascendencia en le desarrollo y progreso de las Electrotecnologías y también por su efecto positivo sobre el bienestar humano.

La Sección Uruguay de IEEE nomino a la Represa Hidroeléctrica de Rincón del Bonete y el IEEE Mundial (Instituto de Ingenieros en Electricidad y Electrónica) aprobó la importante distinción internacional para la ingeniería uruguaya.

 

"En esta central se representa el esfuerzo de muchas personas que creyeron en el desarrollo de la energía hidroeléctrica en el Uruguay, esta represa es sinónimo del avance tecnológico que llego para quedarse, es ejemplo de del uso de las energía renovable, camino que decidimos recorrer también con el uso de la energía eólica y fotovoltaica”, expresó el Ing. Gonzalo Casaravilla Presidente de UTE.

 

“Los ingenieros uruguayos merecíamos que se recordara esto como un hito que significo mucho esfuerzo y que culminó con un gran éxito”, señaló el Ing.  Juan Carlos Miguez representante de la IEEE Uruguay

Rincón del Bonete un proyecto inédito en la historia del Uruguay

Ya desde los albores del siglo pasado, tras la visión del Ing. Victor Soudriers, varios proyectos, tanto uruguayos como internacionales habían estudiado el aprovechamiento de las aguas del río Negro para la generación de enegía eléctrica.

 

Varias décadas después, en los año 30, el gobierno nacional decide realizar esa importante obra pública. Con ella se disminuiría la dependencia del carbón que constituía entonces la base de la matriz energética uruguaya.  Además abriría las puertas al desarrollo y progreso en la calidad de vida de todo el país.

 

Tras una licitación pública, en 1937 se adjudico a un consorcio alemán liderado por Siemens la construcción de la primera represa sobre el rio Negro, Rincón el Bonete. El proyecto original del Ing. Adolfo Ludin, previa la formación  de una gran lago artificial, y un sistema que uniría a la central  hidroeléctrica de 128 MW con Montevideo. Así Uruguay se embarcaba en un proyecto inédito en la historia del país, por su monto y trascendencia.

 

La guerra aleja a los ingenieros alemanes y pone en acción a los ingenieros uruguayos

La puesta en servicio estaba prevista para el año 1942. Sin embargo, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial , la marina inglesa tornó imposible la llegada al país de los barcos alemanes con las turbinas , generadores y transformadores que estaban siendo construidos en Alemania.

 

Con ese contexto y con la construcción de la represa en estado avanzado , la RIONE (Comisión Técnica y Financiera de las Obras Hidroeléctricas del río Negro) que tenía a su cargo la supervisión del contrato, acepto el desafío y se abocó a la terminación de los trabajos.

 

El liderazgo y dedicación del Ing. Luis Giorgi, quien había abandonado el decanato para pasar a ser el Director Técnico de la obra, fue decisiva.

 

Un grupo de 5 jóvenes ingenieros viajaron a Estados Unidos a perfeccionarse y trabajar en la reformulación del proyecto original con el objetivo de emplear  equipamiento fabricado en Norteamérica.

 

Había una represa de hormigón armado, en su mayor parte ya construida para maquinas alemanas, por lo que era necesario elegir y adaptar lo que la industria americana podía suministrar.

 

Cumplida la tarea con éxito, estos ingenieros retornaron al país para encargarse del montaje y puesta en servicio de turbinas, generadores, transformadores y líneas de trasmisión. Además debieron instruir a trabajadores de la zona. Mientras tanto, aquí en Uruguay otros profesionales de la RIONE se encargan de terminar la obra civil

 

La energía hidroeléctrica llega a Montevideo

Completado el montaje de la primera unidad y el tendido de la primera lína de trasmisión, en la madrugada del 21 de diciembre de 1945 se apagaron las luces de Montevideo y se dividió la ciudad en dos partes: la mitad iba a ser alimentada por esta usina de Rincón del Bonete.

 

El ingeniero uruguayo Victor Soudriers, quien 41 años antes había concebido la idea y el primer proyecto para aprovechar el potencial hidroeléctrico del río Negro, fue invitado a efectuar la conexión.

 

Luego e 26 de diciembre se celebró la inauguración oficial, con autoridades nacionales y el embajador de Estados Unidos, cuyo aporte había hecho posible la concreción de la obra.

 

En los tres años siguientes  se completaron los trabajos con las 3 unidades generadoras, de 32 megavatios cada una, asi como la segunda línea de trasmisión (de respaldo). También se realizaron otras obras en el Norte y Sur del país.

 

En abril de 1959, la creciente del río superó ampliamente  todas las previsiones del proyecto. Las aguas desbordaron el dique e inundaron la sala de maquinas. Sin embargo, dando prueba de su excelente construcción, la represa se mantuvo firme, mitigando la creciente y salvando a las ciudades de Paso de los Toros y Mercedes de lo que hubiera sido una tragedia.

 

Años después la Represa Hidroeléctrica  tomo el nombre de “Gabriel Terra” en reconocimiento a quien desde el gobierno tomó la decisión final de realizar la obra.

 

 

proyecto vida junio 2018Arquitectas Caceres Dominguez

 

BANNER NOTICIAS JUNIO

 

 

fm 100